¿Crees que puedes tener el control de todo?

La ansiedad y el estrés son dos de los padecimientos que más deterioran nuestra calidad de vida en la actualidad. No es nada del otro mundo ni algo que no se sepa. Todos lo hemos padecido en algún momento de nuestras vidas; tal vez no en un grado extremo que requiera una intervención terapéutica o médica, pero sí de tal manera que requiera una pausa para recuperar la paz y el equilibrio.

El instructor de mindfulness Silvio Raij comenta que estos dos padecimientos son los principales enemigos de la “paz mental” y los cuales le han robado a las personas en la sociedad actual la capacidad de poder vivir el presente y, en su lugar, viven preocupados por el futuro de una manera desesperada. De acuerdo con él, no está mal visualizar y preocuparse por el futuro, pero, de cierta forma, no está bien preocuparnos solo por el futuro y dejar de lado el presente.⠀⠀⠀

Esto se traduce en que en realidad no podemos tener el control de todo. Está bien prevenir por el futuro, pero no debemos dejar que lo desconocido nos quite la tranquilidad, pues de esa manera no podremos disfrutar el presente nunca. Y «Lo único que tenemos seguro es el presente».

–––––––––––––––––––––––––––––––
Ramsés K. Mishima
La Filosofía Minimalista
@lafilosofiaminimalista
––––––––––––––––––––––––––––––––

Lo que posees acabará poseyéndote.

«Lo que posees acabará poseyéndote».

(Acerca de los objetos)

—Tyler Durden.

Reflexionando sobre esta frase podemos afirmar que los objetos, por sí solos, no tienen ningún poder. En realidad, somos las personas quienes les damos el valor que nosotros consideramos deben tener, incluso hasta convertirlos en nuestros iguales o algo más, cuando realmente solo son objetos.

Considero que no tiene nada de malo tener objetos prioritarios u objetos que son imprescindibles porque de verdad los usamos, nos facilitan y simplifican la vida y lo que hacemos.

Sin embargo, lo que está mal sería vivir rodeados de objetos que no necesitamos y que consumen nuestro tiempo, nuestro espacio y nuestra atención. En resumen, nos restan libertad y, por lo tanto, terminan apoderándose de nosotros a través de la dedicación que les damos.

No tienen que ser las tres a la vez, pero con que invadan una de ellas ya están abarcando una parte importante de nuestras vidas.

Además, entre más objetos acumulamos, más difícil se vuelve identificar aquellos que de verdad son esenciales, importantes y útiles en nuestras vidas.

Entonces, qué tal si reflexionas acerca de si todo lo que posees en verdad lo necesitas y si todo lo que posees no te está, en realidad, poseyendo a ti, a través del consumo de tiempo, espacio y atención que les das.

––––––––––––––––––––––––––––––—
Ramsés K. Mishima
La Filosofía Minimalista
@lafilosofiaminimalista
––––––––––––––––––––––––––––––––

¿Si no lo necesitas y no te aporta nada, para qué lo conservas?

¿Si no lo necesitas y no te aporta nada, para qué lo conservas?

¿Has pensado en aquellas cosas que tienes ocupando espacio y tiempo valioso en tu vida y que, en realidad, no te aportan nada?

A lo largo de los años tendemos a acumular y guardar objetos innecesarios que ocupan tiempo valioso, pero que en realidad ya no significan nada para nosotros.

¿Cuándo es el momento de dejarlos ir?

Eso solo lo puedes decidir tú, pero antes, reflexiona sobre el verdadero valor de ese objeto y si ya no te aporta nada y te logras visualizar sin él y consideras que podrás seguir como si nunca hubiera estado, entonces es el momento adecuado.

Si ya es el momento, eso no quiere decir que por “dejarlos ir” tienes que tirarlos. Siempre puedes venderlos en las tiendas de segunda mano o regalarlo a alguien que consideres que en verdad lo utilizará y lo aprovechará.

Esto no significa que no aprecias el valor del objeto (el valor real, no solo el económico), sino que precisamente por reconocer su valor, no debemos dejar que se desaprovechen.

––––––––––––––––––––––––––––––—
Ramsés K. Mishima
La Filosofía Minimalista
@lafilosofiaminimalista
––––––––––––––––––––––––––––––––

El Minimalismo Mental

A pesar de lo que denota el nombre, el concepto compuesto de minimalismo mental no tiene nada que ver con tener una mente de poco alcance, al contrario, se refiere a la aplicación del minimalismo también a la parte cognitiva y mental. No solo se trata de simplificar y depurar la parte material que nos rodea, pues creo que, si hay un lugar donde abundan pensamientos de todo tipo, es la mente.

En especial, me he centrado en tratar de eliminar los pensamientos negativos, los pensamientos orientados hacia la acumulación excesiva, así como aquellos desencadenados de la crítica social. En muchos de ellos, sé que son aspectos que no puedo controlar y en ocasiones los dejo ir, y trato de seguir avanzando, pero no quiere decir que no me afecten. Creo que lo que menos trabajo me ha costado reducir son los pensamientos acerca de la acumulación. Para los otros dos, generalmente busco la ayuda de un amigo, alguien en quien puedo confiar, le pido su consejo, lo aplico y trato de seguir avanzando. Al final, el principal poder para cambiar nuestro entorno viene de la mente.

–––––––––––––––––––––––––––––––
Ramsés K. Mishima
La Filosofía Minimalista
@lafilosofiaminimalista
––––––––––––––––––––––––––––––––

Hacer una pausa

En la vida, en especial en las grandes ciudades, generalmente vivimos todo el tiempo acelerados entre el trabajo y nuestros diferentes proyectos y la verdad es que poco tiempo nos queda para reflexionar sobre nuestros avances, pero es necesario hacerlo para conocer nuestro verdadero crecimiento.

De lo contrario, ¿Cómo sabremos si vamos en la dirección correcta?

Por eso creo que debemos dejar de hacer todo de forma tan mecánica y vivir de una manera más reflexiva y consciente para evaluar todo lo que hacemos y todo lo que nos rodea.

Hacer una pausa, muchas veces nos ayuda a eso, a tomar un descanso y dejar de lado todo —por un tiempo— y recuperar energía y concentración para mejorar. Realizar una actividad diferente en muchas ocasiones da buenos resultados.

En mi caso, gracias al minimalismo, he podido concentrar mucha de la atención y el tiempo que desperdiciaba en objetos materiales que no me aportaban nada y, de igual manera, en el aspecto espiritual y mental, he podido reflexionar más sobre mi vida y sobre mí mismo, para así buscar el crecimiento personal.

Ahora aprecio más un paseo por la naturaleza, disfrutando el paisaje, que pasar el tiempo en una tienda viendo ropa.

No es aún un camino recorrido, pero estoy en el trayecto y no he pensado en regresar.

–––––––––––––––––––––––––––––––
Ramsés K. Mishima
La Filosofía Minimalista
@lafilosofiaminimalista
––––––––––––––––––––––––––––––––

No tengas miedo al apoyo.

A menudo queremos hacer todo solos, sin ayuda ni apoyo, sin escuchar sugerencias ni recomendaciones, pero creo que podemos ser humildes y apoyarnos en los demás para crecer. Podemos guiar y podemos ser guiados, así nos complementamos y podemos ser mejores cada día. Pierde el miedo a pedir apoyo, pierde el miedo a escuchar la opinión de los demás. No esperes siempre escuchar lo que a ti te gustaría que los demás dijeran sobre ti o sobre lo que haces. Las opiniones de los demás no tienen porqué ser iguales a la tuya sino, imagínate, la vida sería muy aburrida y monótona.

El ser humano es un ser perfectible y en constante cambio, el cual tiene la bondad de poder mejorar cada día, así que ¿por qué no tomar impulso y apoyo de los demás de vez en cuando? ¿Por qué no escuchar lo que los demás tienen que decir? ¿Por qué no tomar las sugerencias? No tienes porqué acertar en todo. Déjate guiar de vez en cuando.

–––––––––––––––––––––––––––––––
Ramsés K. Mishima
La Filosofía Minimalista
@lafilosofiaminimalista
––––––––––––––––––––––––––––––––

La Crítica

La crítica es buena, cuando es con buena intención y emitida con la finalidad de hacer crecer a las personas.

No te rindas ante las primeras malas opiniones y ante la crítica destructiva. El trayecto hacia el cumplimiento de tus proyectos siempre está lleno de obstáculos. De otra manera, sería muy fácil, ¿no lo crees?

Toma lo bueno de las personas y de las críticas constructivas retoma aquello que en verdad te puede hacer crecer y mejorar, no porque los demás no estén de acuerdo con tus ideales o pensamientos, quiere decir que ellos están mal o que tú estás mal. Lo importante es transmitir lo que nos caracteriza y respetar el estilo de pensamiento de los demás. Por otro lado, no tiene nada de malo apoyar a aquellos que coinciden con tus ideales.

✌️

«Vive con menos, vive más».

🙏💪🧘‍♂️

Reflexión Sabatina: Vive con menos…

¡Hola!

En este sábado por la noche solo paso a dejarte una pequeña reflexión para meditar un poco. Espero no interrumpir tus actividades, pero me parece importante reflexionar sobre los siguientes puntos. La reflexión es la siguiente:

Vive con menos:

  • Estrés
  • Objetos innecesarios
  • Personas negativas
  • Prejuicios de ti mismo y
  • Auto-limitaciones…

…Y vive más.

A veces necesitamos reducir algunas cosas, tipo de personas o pensamientos de nuestra vida con la finalidad de mejorar y crecer. No se trata de eliminarlo todo. Si algo he aprendido del minimalismo es a llevar una vida más consciente y reflexiva sobre las cosas y personas que me rodean.

No me despido sin antes comentarte que en este blog, mi objetivo es compartir contigo los aspectos de mi vida que más me apasionan y emocionan, así como lo que hago con ellos. Por eso en este blog no solo hablo de minimalismo.

  • También te comparto algunas historias y cuentos, porque me gusta escribir, y las historias pueden ser tan increíbles como nosotros queramos. Solo dejo volar mi imaginación y comienzo a escribir —claro que también hay que aprender un poco de técnica.
  • Te comparto el contenido que transmito a través de mi podcast, porque me gusta la idea de poder tener una charla más amena y relajada contigo para comentarte lo que hago.
  • Subo las fotos que tomo con mi celular porque amo la fotografía y pienso que es un arte. Nuestro mundo está lleno de lugares y espacios hermosos y misteriosos. Además cada fotografía puede contar una historia distinta, dependiendo de cómo la observes.
  • De igual manera te comparto mi experiencia desde que decidí comenzar a llevar un estilo de vida minimalista, el cual me ha llevado a vivir de una manera más consciente y reflexiva sobre el mundo que nos rodea, sobre mi espacio y sobre mí mismo.

«Vive con menos, vive más».

¡Hasta la próxima!

Un poco de filosofía…

Platón

Platón decía que «Conocer es recordar» en su teoría de la Reminiscencia.

Según él el alma existía antes de habitar un cuerpo y cuando el cuerpo agotaba su vida útil, el alma cambiaba de cuerpo. De esta manera, al «recordar» el alma accedía a todas las memorias que había guardado de los cuerpos anteriores y continuaba poco a poco con el ciclo de vida de esa alma.

Pues bien, no sé si será cierto, pero lo cierto es que para mí «recordar» los buenos momentos es una fuente de motivación e impulso para continuar luchando por mis sueños en el presente.

Siempre que sientas que ya no sabes hacia dónde dirigirte recuerda los buenos momentos que has vivido y recuerda también las buenas sensaciones y motívate para seguir adelante.

Es cierto que todos guardamos recuerdos buenos y malos de experiencias de nuestra vida, pero creo que debemos aprender de los dos tipos.

De los malos momentos debemos recordar las sensaciones que nos produjeron y preguntarnos el porqué para recordar siempre que si ahora estamos en el lugar que nos encontramos es porque logramos superar ese momento y, si no lo hemos superado aún, debemos percatarnos que estamos a tiempo para afrontarlo y continuar con nuestras vidas.

De los buenos momentos debemos aprender también y reflexionar que si ya hemos pasado por esas experiencias buenas, la próxima vez que tengamos que experimentar una experiencia semejante, no debemos pensar que debemos afrontarla de la misma manera, debemos mentalizarnos en que debemos afrontarla con mayor esfuerzo, siempre pensándolo como un reto para mejorar nuestras capacidades y siempre llegar más lejos.

Con esta breve reflexión creo que podemos darnos cuenta que en la vida se aprende de lo bueno y lo malo. Es como la filosofía del YinYang, en la cual los dos aspectos se complementan. Solo imagina si todo en tu vida fuera bueno, pura felicidad ¿cuáles serían tus aprendizajes o reflexiones? de igual manera imagina que todo en tu vida fuera puras tragedias, ¿sería igual de deprimente no crees?

Sin embargo, en la vida todo tiende al balance y al equilibrio, pero está en cada uno de nosotros encontrarlo y adaptarlo a nuestras vidas.

Para despedirme, les dejo esta hermosa foto de un bello atardecer para compartirles una de mis pasiones: la fotografía.

Hasta la próxima…

«Fotografía las cosas que dejas ir de tu vida».

¡Hola!

Mi nombre es Ramsés.

Fumio Sasaki

Hoy quiero platicarles sobre un apartado de uno de los libros que más me ha impactado en el tema del minimalismo. El libro en inglés se llama Goodbye Things y es del autor japonés Fumio Sasaki. Él es ahora un referente en cuanto a minimalismo se refiere, ya que en su libro y en las entrevistas y conferencias en las que ha participado ha mostrado cómo ha impactado y ha transformado su vida el pasar de una concepción maximalista —como el le denomina— a una minimalista.

Pero de ese texto hablaré en otra sesión. En esta ocasión quiero platicarles de un apartado que se titula: Fotografía las cosas que tiras, en español claro. De ahí viene el título principal que se llama Adiós a las cosas.

Yo no estoy muy de acuerdo con la idea o concepto de “tirar”, pero sí entiendo la idea general de Sasaki.

Bueno, más allá de que tires, te deshagas, regales, dones o vendas las cosas que ya no necesitas y no te hacen feliz, lo que él comenta es que puedes fotografiar las cosas que vas a separar de tu vida. ¿Por qué? Pues simplemente porque es una manera de guardarles respeto —o al menos así lo veo yo— o, en otras palabras, comprender el valor de las cosas.

Voy a poner un ejemplo de cómo considero que puede aplicar esto. El ejemplo más básico son los objetos que nos han regalado, en especial aquellos que provienen de seres muy queridos. Marie Kondo en su famoso libro de la Magia del Orden también contempla esto. Para nada digo que es una idea original mía, pero sí me agrada la reflexión y esta opción porque es una de las acciones que más trabajo nos cuesta al momento de dejar ir cosas que nos ha regalado algún ser querido.

Incluso cuando esos objetos no tienen alguna función o utilidad en sí, nos cuesta mucho dejarlos ir porque tenemos miedo de que el remordimiento no nos deje en paz.

Por ejemplo: hace tiempo mi hermano me regaló dos botellas de soda de edición especial de Star Wars que salieron en Europa o por lo menos en Alemania, que es a donde viajó. Debo confesar que en ese momento me entusiasmé mucho, pues siempre he sido fan de esa saga, no fanático, pero me gustan las películas y las series. Además me las regaló en un momento en el que aún no había ni rastro de minimalismo en mi vida y las puse de adorno en mi escritorio de trabajo.

Sin embargo hace algunos meses, cuando comencé a plantearme que podía deshacerme de algunas cosas que ocupaban mucho espacio y saturaban mi atención visual en mi escritorio, pensé que deshacerme de esas dos botellas sería una buena opción, pues el que las dejará ir no afectaría ni a mi gusto por Star Wars ni ha mi vida. Pero después pensé, si mi hermano se entera que me deshice de ellas seguro se molestará o —como decimos en México— se sentirá conmigo.

De tal manera que tomé la decisión de dárselas a una persona que recolecta todas las latas de aluminio para venderlas. Por supuesto que me tomé el contenido y las aplasté. Pero antes de eso se me ocurrió que también podía tomarles una foto y así lo hice.

Ahora bien, si lo reflexiono, el tenerlas en foto o tenerlas en físico no me genera problema al momento de interactuar con el significado de esos objetos. Es decir, al principio si las contemplaba y me emocionaba el hecho de saber que esas dos botellas estuvieran adornando mi escritorio, pero ahora, las puedo ver en fotografías siempre que quiera y ya no me quitan espacio y tampoco tuvieron impacto en mi felicidad. Bueno, de hecho sí, pero para bien, pues ahora me produce mayor felicidad ver mi espacio de trabajo libre de objetos innecesarios y esto me permite concentrarme en lo que estoy realizando.

Si pudiera mostrarles una foto con la inmensa cantidad de cosas que tenía saturando mi espacio tal vez me dirían que se ve ordenado, a pesar de que son muchas cosas, pero creo que el objetivo no es ese, el objetivo es tener en tus espacios aquellas cosas que te hacen feliz y que contribuyen a tus objetivos, en este caso yo buscaba poder concentrarme en mis actividades con la menor cantidad de distractores visuales. Y creanme, yo era de los que cuando se decidía a hacer tarea o a leer o lo que sea que tuviera que concentrarme, primero me sentaba, según yo dispuesto a estudiar, pero, ya sentado, primero miraba todas mis figuras de Star Wars, si estaban empolvados los limpiaba, veía mis botellas de edición especial de Star Wars. También perdía tiempo revisando que mis libros estuvieran ordenados, que mi lámpara estuviera derecha, que mi café estuviera a una distancia prudente de mi computadora, que la pantalla estuviera limpia y a parte cometía el error de empezar por revisar mis redes sociales.

Yo no estoy en contra de las redes sociales. Para nada. Es más, considero que en la actualidad es parte de la vida de todos y tiene mucha funcionalidad para dar a conocer contenido, por eso es que he optado por el podcast, mi cuenta de Instagram y Facebook.

Pero sí creo que cuando hay que trabajar o estudiar, debes dedicarte a esa acción y concentrarte solo en eso. Si tienes distractores visuales o digitales seguro que perdemos más tiempo.

Si quieren que abunde más en este tema del estudio por favor déjenmelo en los comentarios y o reseñas.

Quiero comentarles que el objetivo de este blog no es predicar sobre el minimalismo porque sí, más bien, mi intensión es compartirles lo que el minimalismo me ha enseñado y cómo ha transformado mi vida y mi forma de pensar, de concientizar sobre las cosas, ya que no me considero para nada un gurú del minimalismo. Pero sí considero que el minimalismo me ha aportado muchas cosas, como ninguna corriente lo había hecho antes.

¡Saludos y hasta la próxima!